Regiones famosas por su carne de chuletón


Regiones famosas por su carne de chuletón

El ritual de preparar y degustar un buen chuletón comienza con una esmerada selección de la materia prima, la carne. La alimentación de los animales, la forma de criarlos y su cuidado, así como el tiempo de maduración de la carne en la cámara inciden directamente en la calidad de la pieza.

En algunas regiones son especialistas en la crianza de vacuno y consiguen unos resultados dignos de los paladares más exigentes. Carne exquisita y de calidad. Ahí va nuestra selección de las mejores carnes de nuestra geografía.

Galicia

Los magníficos pastos y la genética convierten a la ternera gallega en uno de los productos cárnicos mejor valorados en el mercado.  Para los paladares más exigentes es especialmente exquisito el chuletón de buey gallego y también escaso a la hora de adquirirlo, puesto que su producción es muy limitada. Si tenéis oportunidad de degustarlo no lo dejéis escapar.

Tolosa (Gipuzkoa)

Tolosa es una zona de fama reconocida por su alubias y también por ser la cuna de la carne roja de buey. Se dice que allí nació el concepto de asador vasco tradicional y aún hoy en día se sirven algunos de los mejores chuletones de Euskadi. Su fama trasciende fronteras y esta localidad guipuzcoana está considerada como el origen del chuletón de buey, por ser donde primero se incorporó a la dieta de sus habitantes. Su éxito fue tal que pronto se convirtió en una nueva forma de consumir carne.

Ávila

La ternera avileña, también conocida como la Negra Ibérica por el color de sus reses, fue la primera denominación de carne fresca de la península.  La carne procedente de esta región protegida por la Unión Europea es muy apreciada en las mejores mesas por su intensidad y por la calidad del sabor.

Valles de Esla

El pasto en alta montaña leonesa, a más de 1.000 metros de altitud, constituye la principal fuente de alimentación de los bueyes de esta región, una característica que le confiere a la carne cualidades especiales.

De color rojo intenso y de sabor potente, se trata de uno de los chuletones más reconocidos del mercado. Los expertos apuntan que su crianza en extensivo, que permite a los animales hacer ejercicio al aire libre y consumir pasto natural y fresco,  es una característica que aporta calidad y confiere un nivel superior a la carne.